Articulos                                                 Volver
El enojo, la emoción más común en la oficina

Leíamos  que en un congreso mundial de inteligencia emocional  se informaba que el enojo es la más habitual de las emociones en el ámbito laboral (en el 53% de los casos), mientras que la alegría es la menos usual (19%).



Y ello nos llevó a reflexionar sobre la pregunta que mi amigo y colega, Simón Rider, me transmitió una vez.

¿Cuánto de lo que haces honra lo que verdaderamente eres?

En efecto, ¿Cuántos de los que trabajamos en empresas, nuestro hacer está alineado con nuestro ser, y por ende, con la misión que deseamos desarrollar en nuestra vida?

Esta pregunta (aunque no la tenemos muy presente) no deja de ser esencial, ya que cuánto más grande sea la brecha entre uno y otro, más grande será la tensión emocional resultante.

Y si a ello le sumamos el ejercicio autoritario del poder, que por incompetencia o por convicción, adoptan muchas de las organizaciones que veneran el resultado económico como único norte rector de todas nuestras acciones, la alienación resultante es el "caldo de cultivo" propicio para encontrarnos en la emocionalidad del resentimiento (bajo esta mirada, el fin justificaria todos los medios).

Las empresas como las personas tienen su emocionalidad predominante, y entendemos, ésta constituye uno de sus activos intangibles más importantes, dado que son facilitadoras de acciones.

En síntesis, ¿Qué tipo de acciones estarán disponibles para la atención al cliente (interno o externo) desde el enojo y el entusiasmo? Serán bien diferentes por cierto.

Deberíamos preguntarnos, ¿qué costos no mensurables en el cuadro de resultados del P&L Anual, pero de alto impacto en la sustentabilidad de la empresa a largo plazo, estamos pagando?

Los Gerentes para lograr resultados rápidos, frecuentemente utilizan el miedo para generar obediencia y a veces puede parecer que este método es exitoso.

Pero debemos considerar cómo corroe el sentido de pertenencia y el espíritu de equipo, ya que desarrolla la "culpabilidad" (habilidad para encontrar un culpable") en lugar de la la responsabilidad ("habilidad para responder" eficazmente frente a un desafío).

¿Cómo podemos generar una emocionalidad de confianza, condición indispensable para construir un compromiso verdadero que permita lograr resultados efectivos y sustentables en el tiempo?

El desafío es grande, pero está en nosotros decidirnos a enfrentarlo.